Concepto de: LIBERTAD

La libertad es un concepto muy amplio al que se le han dado numerosas interpretaciones por parte de diferentes filosofías y escuelas de pensamiento. Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad. La libertad es aquella facultad que permite a otras facultades actuar y que está regida por la justicia.

Históricamente, en especial desde las Revoluciones burguesas del s. XVIII y XIX, la libertad suele estar muy unida a los conceptos de justicia e igualdad.

Este estado define a quien no es esclavo, ni sujeto, ni impedido al deseo de otros de forma coercitiva. En otras palabras, lo que permite al hombre decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos. En caso de que no se cumpla esto último se estaría hablando de libertinaje.

La protección de la libertad interpersonal puede ser objeto de una investigación social y política, mientras que el fundamento metafísico de la libertad interior es una cuestión psicológica y filosófica. Ambas formas de la libertad se unen en cada individuo como el interior y exterior de una malla de valores, juntos en una dinámica de compromiso y de lucha por el poder; las sociedades que luchan por el poder en la definición de los valores de los individuos y de la persona que lucha por la aceptación social y el respeto en el establecimiento de valores de la propia en el mismo.

Origen etimológico


En castellano la palabra libertad proviene del latín libertas, -ātis, de igual significado. Como curiosidad, la palabra inglesa para libertad, freedom, proviene de una raíz indoeuropea que significa "amar"; la palabra de la misma lengua para decir miedo, afraid, viene de la misma raíz, usado como contraposición a libertad mediante el prefijo a por influencia del latín vulgar.

La libertad también puede significar autonomía interna, o de maestría sobre la condición interna. Esto tiene varios significados posibles:

La capacidad de actuar de conformidad con los dictados de la razón.
La capacidad de actuar de conformidad con el propio ser verdadero o valores.
La capacidad de actuar de conformidad con los valores universales (como la verdad y el bien).
La capacidad de actuar con independencia de los dictados de la razón y la insta de deseos, es decir, arbitrariamente (autónoma).
En una obra de Hans Sachs, el filósofo griego Diógenes se refiere a Alejandro Magno, diciéndole: Vos sois el siervo de mis siervos. El filósofo ha conquistado al miedo, la lujuria, y la ira; Alejandro todavía sirve a estos maestros. A pesar de haber conquistado el mundo exterior, todavía no ha dominado el mundo interior. Este tipo de dominio no depende de nada ni nadie mas que nosotros mismos.

En el siglo XX notables personalidades han sido el ejemplo de esta forma de incluir la libertad, como Nelson Mandela, el rabino Leo Baeck, Gandhi, Lech Wałęsa y Václav Havel.

El filósofo francés Jean-Jacques Rousseau afirmó que la condición de la libertad es inherente a la humanidad, una inevitable faceta de la posesión del alma, con la implicación de que todas las interacciones sociales con posterioridad al nacimiento implica una pérdida de libertad, voluntaria o involuntariamente. Él hizo la famosa frase El hombre nace libre, pero en todas partes está encadenado.

Rudolf Steiner desarrolló una filosofía de la Libertad basada en el desarrollo las intuiciones éticas en circunstancias sensibles.

En las personas con creencias espirituales, la libertad puede abarcar la pacífica aceptación de la realidad. La cuestión teológica de la libertad en general se centra en la conciliación de la experiencia o realidad de la libertad interior con la de la omnipotencia divina.

Libertades cívicas
Marcha del orgullo gay, en BerlínEl concepto de la libertad política está estrechamente vinculada con los conceptos de las libertades cívicas o civiles y los derechos individuales, incluidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que, sin embargo, no han llegado a ser universales.

Las libertades cívicas pueden considerarse como la capacidad de realizar diferentes actos de trascendencia pública sin impedimento estatal, y gozando para su disfrute de la protección del mismo Estado. Entre éstas podemos destacar:

Libertad de asociación
Libertad de circulación
Libertad de enseñanza: el derecho de las personas a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones.
Libertad de empresa.
Libertad de expresión: derecho de expresar y defender públicamente las ideas y opiniones propias.
Libertad de reunión
Libertad de pensamiento
Libertad de prensa
Libertad intelectual
Libertad para portar armas
Libertad religiosa
Libertad sexual

En el libertarianismo, la libertad se define en términos de interferencia con la persona búsqueda de la felicidad, ya sea por el gobierno o de otras personas, donde se define como la injerencia injustificadamente prevenir a otros de su voluntad en la realización de su curso de acción elegido o en el uso de las cosas. Esto no significa que necesariamente los libertarianos son favorables al capitalismo. En lugar de ello, simplemente se oponen a cualquier interferencia en actos entre adultos que consienten, incluidos los actos empresariales. En general las empresas favorecen reglamentos que las protegen de la competencia, que obliga a muchas restricciones a consentir actos capitalistas entre adultos.

Por otra parte, una parte de la izquierda política hace más hincapié en la libertad como la capacidad del individuo de realizar su propio potencial y la búsqueda de la felicidad. Libertad, en este sentido, puede incluir la liberación de la miseria, la pobreza, la privación, o la opresión.


Mijaíl Bakunin, ideólogo político, argumentaba que la libertad colectiva es una condición necesaria y a la vez un resultado natural de la libertad individualEn el caso del anarquismo la libertad es entendida como poder sobre la propia vida, y la ausencia de dominación o imposición; no existe un único criterio si se debe entender esta libertad anarquista como ausencia de interferencia o como capacidad para la liberación o ambas cosas a la vez. Los anarquistas consideran que tanto las libertades personales como las económicas son igualmente importantes, propugnando la igualdad de oportunidades materiales, y que la asociación o la cooperación debe ser voluntaria, dando el estatus de soberano a todo pacto recíproco entre personas adultas, haciendo innecesaria e indeseable toda interferencia externa a tales pactos (autoridad injustificada, involuntaria o permanente). Así la libertad se entiende como una condición inherente al ser humano y su desarrollo y no como un derecho concedido.

Soy un amante fanático de la libertad, considero que es la única condición bajo la cual la inteligencia, la dignidad y la felicidad humana pueden desarrollarse y crecer; no la libertad puramente formal concedida, delimitada y regulada por el Estado, un eterno engaño que en realidad no representa otra cosa que el privilegio de algunos fundado en la esclavitud del resto; no la libertad individualista, egoísta, mezquina y ficticia ensalzada por la Escuela de J.J. Rousseau y otras escuelas del liberalismo burgués, que entiende que el Estado, limitando los derechos de cada uno, representa la condición de posibilidad de los derechos de todos, una idea que por necesidad conduce a la reducción de los derechos de cada uno a cero. No, yo me refiero a la única clase de libertad que merece tal nombre, la libertad que consiste en el completo desarrollo de todas las capacidades materiales, intelectuales y morales que permanecen latentes en cada persona; libertad que no conoce más restricciones que aquellas que vienen determinadas por las leyes de nuestra propia naturaleza individual, y que no pueden ser consideradas propiamente restricciones, puesto que no se trata de leyes impuestas por un legislador externo, ya se halle a la par o por encima de nosotros, sino que son inmanentes e inherentes a nosotros mismos, constituyendo la propia base de nuestro ser material, intelectual y moral: no nos limitan sino que son las condiciones reales e inmediatas de nuestra libertad.

Mijaíl Bakunin
En ocasiones se trata a la libertad como si fuera casi sinónimo de democracia, mientras que otros ven conflicto, o incluso la oposición, entre los dos conceptos. Por ejemplo, algunos dicen que el Iraq era libre bajo Paul Bremer sobre la base de que su gobierno era un gobierno humanista y no vasallo a otros gobiernos, mucho antes de las elecciones se celebraron. Otros han argumentado que el Iraq era libre bajo el régimen de Saddam Hussein porque con él Iraq no era una colonia; mientras que una tercera parte de la reclamación es que ni como Estado Dictatorial ni como Estado Colonial, Iraq es ejemplo de la libertad política.

Los ecologistas sostienen que a menudo las libertades políticas sociales deben incluir algunas restricciones a la utilización de los ecosistemas. Sostienen que no puede haber lugar para, por ejemplo, "la libertad para contaminar" o "libertad a deforestar" dadas las consecuencias. La popularidad de los todoterrenos, el golf, y la expansión urbana ha sido utilizado como prueba de que algunas ideas de la libertad y la conservación ecológica pueden chocar. Esto conduce a veces a graves enfrentamientos y choques de los valores reflejados en las campañas de publicidad, por ejemplo, en relación con pieles de PETA.

Se han producido numerosos debates filosóficos sobre la naturaleza de la libertad, las reclamadas diferencias entre los distintos tipos de libertad, y la medida en que la libertad es deseable. Los deterministas sostienen que todas las acciones humanas están predeterminadas y por lo tanto, la libertad es una ilusión. Isaiah Berlin vio una distinción entre la libertad negativa y libertad positiva.

En la jurisprudencia, la libertad es el derecho a determinar la propia acción autónoma, que generalmente se concede en los campos en los que el tema no tiene la obligación de cumplir las leyes a obedecer o, de acuerdo a la interpretación de que la hipotética naturales ilimitada libertad está limitada por la ley Para algunos asuntos.

En el siglo XX, el mundo observó un gran cambio en términos políticos, ya que las luchas revolucionarias en muchas zonas del mundo lograron progresivamente liberarse del colonialismo y de la dominación extranjera, al menos en lugares como África, a pesar de que otros pueden argumentar que La Guerra Fría causó que la mayoría de estos nuevos Estados pasaran a convertirse en títeres de otros regímenes, tanto en América Latina, África y Asia.

¿Y tú qué opinas de la libertad actualmente?
Votar es agradecer Vota a praskobia
Valoración del usuario: 5
Cantidad de Votos: 1
Compartir
0
Publicado en: Otros

Escribir un comentario

Comparte tu comentario con la comunidad.

Debe estar registrado para enviar comentarios

Comentarios

Arriba
Últimos Usuarios Registrados: bryandqc, Yinna, santiaguera, beto1978, franc
Publicar YA!
  Usuarios conectados 5
Somos 26.395 de usuarios
Buscar en: Seleccionar Categorías
14º
HI 13º LO 1º
Madrid, SP